Dame del antídoto de tu amor

Arancha García/ diciembre 18, 2016/ Personal/ 2 comentarios

Le doy tantas vueltas a la cabeza cada vez que me declaras cuánto me amas, y todo lo que me echas de menos, que solo yo, soy quien en realidad trastorna un poco más a mi agitado corazón. Créeme amor; es tan grande e intenso el cariño que ahora siento por ti, que de una vez por todas comienzo a entender por qué me muestro en las ocasiones en que me hablas tan insegura y recelosa. Nunca nadie me ha expresado un sentimiento de pasión, de alegría, también de intimidad y compromiso, similar al que actualmente tú me muestras. Por esta razón, y por el miedo al qué dirán, me alejo de tu lado despavorida.

Creo que todavía no te he contado una cuestión que me ha perturbado, y no me ha dado la posibilidad de avanzar en libertad durante tantos años de mi vida. Quizás, sea hoy el momento propicio para confesarme. Desde bien niña he sido alérgica para expresar a los demás mi estado de ánimo, y del mismo modo mostrar cualquier tipo de afecto. No culpo a ninguna persona por ello. Entiendo que la responsabilidad de mis actos solamente me pertenece a mí. Nadie me ha tendido la mano, ni tan siquiera me ha dado un abrazo. Siempre me he curado en solitario las heridas, de la misma manera que alimento a mi alma. Milagrosamente has aparecido tú en mi vida, y desde entonces esta reacción alérgica ha dejado de repente de manifestarse con el antídoto del amor que tú me das.

Ya no cuento con ningún tipo de excusas para continuar enmudeciendo la sed de cariño que necesito calmar, asimismo, del calor que necesito que enciendas con tus besos y caricias. A partir de ahora, ya no le daré más vueltas a la cabeza; sencillamente, voy a expresar aquello que quiero, de la misma manera que le pediré al mundo aquel tipo de afecto que necesito en cada momento. Por favor, si en alguna ocasión vez que recaigo en la desidia de mis temores, no dudes en volver a darme del antídoto de tu amor.

Compartir esta entrada

2 comentarios

  1. Maravillosa Arancha mía, cada dia que pasa te admiro más.
    Nonno Javier

    1. Yo sí que le admiro a usted mi querido Javier.
      No sabe lo que me ha alegrado verle por aquí. Millón de gracias siempre. MUACK.

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*